Etiquetas

viernes, 4 de enero de 2013

La historia en la que tu decides - Capítulo 4



Ahora estábamos frente a frente, intenté salir de casa pero él se encontraba en el vestíbulo de mi edificio. Con fingida seguridad me planté delante de él y en ese instante tomé conciencia de cada detalle de su rostro, su mirada, su expresión, su pose...¿¿quién eres??

Los recuerdos luchaban por abrirse paso en mi memoria, las imágenes golpeaban mi mente de manera desenfrenada...

Soy yo....de pequeña....en el jardín de infancia....mi madre se ha olvidado de venir a buscarme (o eso pienso yo), estoy llorando desconsoladamente empapando mis trenzas castañas en miles de lágrimas, un niño un poco mayor se sienta a mi lado y me enseña un teléfono de juguete
- Llama a quien quieras- me dicen sus ojos verdes con una sonrisa- yo te haré compañía mientras esperas
Le sigo la corriente, no quiero estar sola, tengo miedo.....Jugamos un rato y mi madre aparece, sin apenas despedirme del niño salgo corriendo hacia los brazos de mi madre.

Soy yo....en el instituto...con mis amigas...Paula nos enseña su nueva adquisición...un móvil de última generación (por aquel entonces). Paula alardea con su despreocupación habitual:
-Seguro que le pido que llame al tío más bueno del planeta y el trasto éste lo consigue por sí sólo
Otra amiga, Eva, dice:
- Pues mira a ver si te consigue el teléfono del chico ese que no para de mirarnos- entrecierra los ojos-está como un tren
Me vuelvo a mirar y atisbo unos intensos ojos verdes en un rostro que me resulta familiar.

De golpe vuelvo a la realidad.
-Espera, sí que nos conocemos, yo....creo que te conozco....aunque no sé muy bien...- las palabras no quieren salir, mi mente se satura de incógnitas e imágenes confusas
El chico respira hondo, pone la típica cara de "tengo algo que contarte, no sé cómo hacerlo e intento coger fuerzas para hacerlo", en ese instante mi teléfono suena. Quiero saber qué me tiene que contar, pero instintivamente miro la pantalla del móvil...es Paula...me da un vuelco el corazón, un mal presentimiento se apodera de mí y recuerdo las condiciones en las que se quedó anoche ella sola. El remordimiento me hace contestar dando la espalda a esos penetrantes ojos verdes.
-Dime Paula, ¿estás bien?
- (sollozos...) Saaandraa...hip....Sandra...estás ahí...creo que esta vez he metido la pata de verdad
- Paula, ¿se puede saber qué pasa?- estoy desesperada- ¿dónde estás? ¿estás bien?
Estoy muy preocupada por Paula, siempre se mete en líos, siempre tengo que rescatarla, siempre estoy sola solucionando sus terribles errores...pero en este momento me siento algo mas segura que otras veces.
- Paula, ¿Paula?; dime dónde estás, iremos por ti- me giro a mirarle ¿por qué hablo en plural?- todo se arreglará- aseguro mirándole a los ojos, él asiente tranquilo, liberado de su responsabilidad.
- Sandra....- Paula titubea, está nerviosa, llorando- esta vez no será tan fácil....

By Esther Makeup

Aquí primera parte
Aquí segunda parte
Aquí tercera parte

2 comentarios:

  1. jeje, gracias por tu comentario wapa, estoy deseando ver como sigue
    Un besote

    http://esthermakeup78.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar