Etiquetas

lunes, 31 de diciembre de 2012

La historia en la que tú decides - Capítulo 3


Fue un error. Al instante quedé atrapada en su mirada. Un escalofrío me recorrió la espalda. ¿Qué me estaba pasando? Nunca había experimentado esa sensación. 
    Con un gran esfuerzo, volví a la realidad y me zafé de su fuerte agarre. 
    - ¿Qué estas haciendo? - le pregunté indignada - Ya te he agradecido tú ayuda. Ahora quisiera volver a casa. 
    - De acuerdo. Siento si te he asustado. Nos volveremos a ver. 
    Después de esa afirmación, se dio la vuelta y se marchó, dejándome allí plantada sin saber que hacer. ¿A qué venía eso? 
Una vez que me hube serenado un poco, me metí en el coche y tomé rumbo hacía casa. Con lo bien que estaba yo durmiendo en mi cama. Esto no se lo iba a perdonar a Paula en la vida. 

8.30 AM 


    Por mucho que me esforzaba, no conseguía dormirme. Mi paseo tempranero y mi charla con el chico de ojos verdes habían conseguido desvelarme totalmente. ¿Por qué me miraba de forma tan cálida como si me conociera de siempre? Por más vueltas que le daba no conseguía recordar de que lo conocía, si es que era verdad que lo conocía. Puede que mi subconsciente me estuviera jugando una mala pasada. Estaba muy confundida. 

     Harta de dar vueltas en la cama, retiré la colcha y me deslicé fuera de la cama. ¡Qué frío hacía esa mañana! Antes no lo había notado tanto. 
    Me acerqué a la ventana y miré a la lejanía. El amanecer era precioso desde mi casa del séptimo piso. No soy una persona a la que le gusten las alturas, pero ahora no me arrepiento de la decisión que tomé en su día. 
    Una vez que el sol hubo salido del todo, paseé la mirada por los tejados de los edificios. ¿Pero que veían mis ojos? ¿Había un hombre en la azotea de uno de los edificios o el cansancio me estaba jugando una mala pasada? 
    Cerré los ojos un par de segundos y al volverlos a abrir la figura seguía allí. Mirándome. Una sensación de agitación me recorrió el cuerpo. Con ese porte y esa ropa tan inmaculada no había duda de que se trataba del chico de los ojos verdes. ¿Qué querría de mi? 
    Tan alterada como estaba, decidí darme una ducha. Cuando saliera del baño seguro que me encontraba mejor y las cosas volverían a ser como antes. 
    ¡Qué equivocada estaba! 

    Sandra .... Sandra .... 

    Tú no me conoces a mi, pero yo sí que te conozco a ti. Estamos destinados a estar juntos. El destino ya está escrito y no hay vuelta a atrás. 

By Noemi

Aquí os dejo la 1ª parte

Aquí os dejo la 2ª parte

4 comentarios:

  1. hola wapa ves tu que rapido? jeje te dije que me pasaria, jolin siempre nos quedamos... y ahora que? bueno estare pendiente, feliz año nuevo y pasatelo muy bien besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja es un historia que atrapa si si
      Besicos!!

      Eliminar
  2. vaya cómo me lo has dejado, jiji...la siguiente soy yo...a ver que vuelta le doy
    Un besote

    http://esthermakeup78.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar